Los nombres muertos, Jesús Cañadas: Lovecraft se v...