Esencia oscura, Tim Powers: Cuando la magia y la cerveza escriben la historia

Esencia oscura es la tercera novela de Tim Powers, pero la primera en despertar el interés de la crítica. Escrita cuando el escritor contaba con tan sólo 25 años, entremezcla mitos artúricos con la leyenda del Rey Pescador en la Europa del siglo XVI. El componente sobrenatural, omnipresente, se complementa con el amargo sabor de un destilado con capacidad para cambiar el curso de la Historia.

Jürgen, James Branch Cabell: Nuevas viejas historias

Jürgen, de James Branch Cabell, es una farsa sobre la vida y el destino, que responde a la divisa: si no puedes hacer que el mundo sea justo, al menos que sea bello. Su refinado sentido del humor, no exento de cierto elitismo académico, ridiculiza la vida cotidiana, los vicios sociales y los tópicos literarios, aunque con mucha moralina, que al final empaña el resultado.

El amante germano, Pilar Pedraza: Paseo por el amor y la muerte

El nuevo libro de Pilar Pedraza, El amante germano, nos vuelve a llevar a su querida Roma Clásica. Su toma de posicionamiento en favor de las hechiceras sirve esta vez para contar con socarronería la historia de un amor maldito con visos de Frankenstein y El ladrón de cadáveres. La autora parece más Mary Beard que la comisaria de gabinetes de maravillas de antaño.

Cuentos de hadas japoneses, Grace James (ed.): Cuentos mágicos de la Tierra del Sol Naciente

Cuentos de hadas japoneses (Satori Ediciones) nos traslada al Japón antiguo y mágico de la mano de la escritora inglesa Grace James, nacida y criada en Tokio. En esta selección, complementada por las bellas estampas de Warwick Goble, se aprecian valores como el amor por la naturaleza y los mayores, por la hospitalidad y la generosidad, mientras se sufre, y casi siempre se muere, por una pasión profunda.

Las historias naturales, Joan Perucho: La refutación de todo maximalismo

Las historias naturales, destacada obra en prosa con no pocos toques poéticos, del barcelonés Joan Perucho (1920-2003), es una historia de vampiros donde lo que menos importa es el monstruo: es más bien una historia en la que ciencia y superstición se enfrentan. Al final, gana la fantasía, reivindicada por el autor, la inteligencia y el afán de conocimiento.

Dos años, ocho meses y veintiocho noches, Salman Rushdie: Otra muesca para el Nobel

Salman Rushdie vuelve a sus orígenes en Dos años, ocho meses y veintiocho noches: abandona la frustración desesperada, la “ira”, que le embargó tras Los versos coránicos y la amargura post-11-S para postularse como un recopilador de historias. En su obra, el arte de contar se vuelve eje narrativo y da nuevos argumentos para el premio Nobel, al que es eterno candidato.

Cargando

Pin It on Pinterest