A esta futakuchi onna no le importó dejarse retratar en Fabulantes por Bastian Kupfer

A decir de la Enciclopedia yōkai, de Shigeru Mizuki (Satori, 2017), hace mucho tiempo vivía en Shimōsa (región a caballo entre el norte de la actual prefectura de Chiba y el suroeste de la de Ibaraki) una mujer que no amaba más que a su propio hijo y, como no alimentaba al hijo de la anterior esposa de su marido, el hijastro terminó por enfermar y murió de hambre.

Cuando llegó el día cuadragésimo nono de la muerte del niño, sucedió que la mujer se cruzó por delante del hombre que trabajaba en su casa como cortador de leña en el preciso momento en que este se encontraba dando un hachazo, que fue a golpear en la parte posterior de la cabeza de ella, de la que brotó un gran chorro de sangre.


Por más tiempo que pasaba, aquella herida no tenía visos de ir a sanar y, finalmente, el corte terminó cobrando el aspecto de unos labios, la parte del hueso que había quedado al descubierto, la de unos dientes, y la carne de dentro, la de una protuberancia como una lengua. Así que no sólo la herida no se cerró, sino que encima la mujer terminó con una boca en la parte delantera y otra en la parte trasera.

Al llegar determinada hora, la nueva boca le empezaba a doler de una manera salvaje; pero, por algún motivo, si se introducían alimentos por ella, el dolor cesaba. Además, la boca posterior parecía farfullar y cuentan que, si se uno probaba a escuchar con atención, podía distinguir las palabras «pide perdón, pide perdón».

Con carácter general, se dice que la futakuchi onna (mujer de dos bocas) nace cuando una mujer que odia a su hijastro lo mata de hambre por no alimentarlo. Tiene una boca delante y otra detrás y, cuando come, los extremos de sus cabellos se convierten en serpientes; también utiliza la boca trasera como si fueran unos palillos. Si no se introduce comida también por la boca trasera, sufre y gime farfullando cosas sin sentido.

Aparte de esto, en varias regiones existen cuentos tradicionales acerca de esposas que no comen y en los que también aparece la mujer de dos bocas.